viernes, 20 de noviembre de 2009

Fragilidad

No me vayan a preguntar por qué, tan sólo que no dejo de pensar en la fragilidad de todo lo que me rodea, tanto que me hace sentir miedo, verdadero miedo...
La fragilidad de un mal trabajo, de un mal fúturo, de los escasos amigos, de ese amante al que ya apenas veo, las tardes vacías. La fragilidad de todos aquellos a quien quiero y me pregunto que sería de mi vida sin ellos, aunque apenas cuide de ellos. La certeza de saber que algún día todas esas cosas que quiero, que a menudo echo de menos aun sabiendo que sigue ahí, algún día dejarán de estarlo...
La fragilidad de mis sueños, del poco tiempo para ustedes y para todo lo importante.
Supongo que mañana todo seguirá igual, ningún hilo se habra quebrado, quizás entonces yo me relaje hasta que el miedo vuelva a invadirme... o algún hilo se rompa...

7 comentarios:

Nerea dijo...

Me encanta, sigue así. Te espero por mi rincón. Un besito!

Auxi dijo...

justo hace unos días escribí sobre los miedos, todos los tenemos y los tendremos el truco creo es aprender a vivir con ellos

suerte

Carolina dijo...

Yo creo que cuando lo frágil se hace simple, es cuando se convierte en fuerte...

Un abrazo

Felipe dijo...

Yo solo veo la esperanza en la fragilidad de tus manos

Un saludo

Vértigo dijo...

también me da por pensar a veces en esa fragilidad y me asusta...

[Saray] dijo...

¿Vértigo a que el mundo pare?

Te entiendo perfectamente.

Besos

Spiritello Azzurro dijo...

Sólo espero que esa fragilidad se desvanezca cada vez más para que podamos disfrutar de todo lo que puedes aportarnos a los que estamos a tu alrededor. Recuerda que, aunque te sientas sola, en cualquier momento alguien bajo un paraguas puede pronunciar tu nombre y escuchar todo lo que le quieras contar.
Mil besos y un hasta pronto!!