lunes, 1 de septiembre de 2008

PARA UNA AMIGA

Si tan solo estos pocos versos bastan
para sentirte cerca en la lejanía,
lejos en el tiempo.
Vidas cruzadas en ese instante
en el que hoy te tocó la felicidad.

Puedo sentir tu sonrisa aunque sin verla,
tus lágrimas cayendo deprisa,
nervios en el estómago.
Miradas que se fijan en ti.
Recuerdos en los que no me encuentro.

Sientiéndome más cerca que lejos,
yo sé que estaba allí,
no sé si tú me sentiste,
el tiempo enemigo imparable.
Renuncias que no nos separarán.


Todavía siguen los días grises, aunque ayer me prestaste algo de luz. Ojalá no todo termine ahí.